Se necesita crear un ecosistema de “destinos inteligentes”, para que el turismo sea el motor de desarrollo de Chile

Se necesita crear un ecosistema de “destinos inteligentes”, para que el turismo sea el motor de desarrollo de Chile

Son varios los ingredientes que se necesitan para que en el futuro, el turismo pueda ser “el sueldo de Chile”. Asociatividad, tecnología, innovación, una nueva gobernanza y el manejo del capital humano, son los elementos considerados claves por los expertos para el desarrollo de la industria. Bajo las directrices de los destinos inteligentes, es posible el desarrollo económico y social de nuestro país.

En el marco del Foro Panel: Inteligencia de Destinos organizado por la U. San Sebastián, con el patrocinio de Sernatur y el apoyo de Transforma Turismo, Programa Estratégico Nacional de Turismo Sustentable que se desarrolló en el Auditorio del campus Bellavista de la USS, Sebastián Sichel, vicepresidente ejecutivo de CORFO afirmó que “el sector turismo va a ser clave en el desarrollo de Chile para el 2024, sólo si entiende que su desafío no es traer más turistas porque vamos a reventar nuestra capacidad de carga, sino que los visitantes gasten más u permanezcan mucho más tiempo en nuestro país”.

Por eso puso el énfasis en la oferta turística, la innovación tecnológica y la colaboración. En ese sentido sostuvo que hay que “entender que la revolución industrial 4.0 y la economía del futuro es colaborativa y no competitiva. Además debemos agregar valor a nuestra economía y les aseguro que la ruta escénica de Lagos y Volcanes tiene muchas más posibilidades que otras, si somos capaces de innovar en cómo se gestionan los destinos y mejoramos la infraestructura del sector”.

Por su parte, la Subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett dijo que “no existe una industria más equitativa en la distribución del ingreso que la del turismo y todo lo que se haga por ella, va en la línea de apoyar la descentralización que es uno de los temas pendientes que tenemos como país”.

Sin embargo, Zalaquett hizo hincapié en que “los destinos turísticos se juegan su reputación en cada momento y con ello su sostenibilidad en el largo plazo ya que la mayoría de los visitantes define sus viajes en virtud de recomendaciones en aplicaciones móviles y redes sociales”.

En ese sentido afirmó que “los turistas esperan que su experiencia sea complementada con entornos naturales que equilibren lo social y cultural, además de ofertas innovadoras y sostenibles. Todo esto obliga a actualizar la gobernanza y la gestión de los territorios en un trabajo colaborativo entre el sector público y privado, adoptando algunas de las directrices del paradigma de las Smartcities para aplicarlas a los destinos turísticos”.

Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta ejecutiva de Fedetur y presidenta de Transforma Turismo, coincidió en que Chile está en un momento de inflexión importante en el turismo.

“Gran parte de este éxito de la industria ha sido gracias a algunos destinos como San Pedro de Atacama, Isla de Pascua o Torres del Paine, pero ya tienen una capacidad de carga que está sobrepasada. Ahí no podemos recibir más turismo, pero sí mejor, que sea más sustentable, con una estadía más larga y mayor armonía con el medio ambiente”, indicó la autoridad de Fedetur.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Economía y Negocios de la U. San Sebastián, Francisco Labbé afirmó que “el sueldo de Chile del futuro va a ser el turismo, pero para que eso ocurra se necesita cambiar nuestra mentalidad y considerar que esta actividad va a requerir de un Ministerio y no de la actual Subsecretaría”.

El académico aseguró que el turismo es mucho más que un 3,4 por ciento del PIB registrado en 2016, ya que no se consideran otros servicios y sectores complementarios como los alimentos o el transporte que elevan esta cifra a los dos dígitos.

Además resaltó que si “entre los años 2010 y 2016, la tasa de ingreso de turistas crecía en unos 400 mil por año, durante el 2017 esta cifra se duplicó y mientras el PIB chileno creció un 30 por ciento desde el 2010 a la fecha, en el mismo período, el turismo lo hizo en un 70,8 por ciento, lo que en términos económicos se traduce en una elasticidad del ingreso de 2,3 por ciento”.

Mientras que el vicerrector de la sede Santiago de la USS, Francisco Santa María manifestó que “en la industria del turismo, tenemos que ir de lo global a lo local, pero si no hacemos una bajada prudente y sostenible, vamos a tener destinos reventados o sobrepasados en su capacidad de carga, con lagos y ríos contaminados”

Además resaltó que “es clave la digitalización de los servicios municipales y hay que colaborar en cómo está conformada la gobernanza de las comunas, porque entre más digitalización tengan en sus servicios, mayor será el espacio para que el capital humano esté dispuesto a atender bien y apoyar a las pequeñas y medianas empresas que prestan servicios de turismo”.

Sinergia e Inteligencia de Destinos

En el principal expositor de la jornada fue el español David Vicent, consultor internacional de turismo y Vicepresidente de IE Tourism Club, dijo que “se está valorando el turismo como un fenómeno industrial, pero hay que preguntarse qué capacidad tiene de generar valor en forma transversal a otros sectores productivos y pensar cuánto valor le otorga al comercio, a las exportaciones al PIB, a la marca territorio y al final al país”.

Vicent enfatizó que con que el agregar valor e inteligencia colectiva apunta a aprovechar al máximo el potencial de la forma más sinérgica posible en un territorio.

Asimismo, precisó que dentro de los modelos de gobernanza, la inteligencia de destinos y el valor del turismo, tiene mucho que ver, porque se trata de cómo tomamos las decisiones en un territorio, cómo podemos mejorar la experiencia de los turistas y la vida de los ciudadanos, dándoles mayores oportunidades.

El profesor visitante de la Universidad San Sebastián señaló que a través del esta herramienta y de la monitorización de gran cantidad de datos publicados en la web y en las redes sociales se pueden responder distintas preguntas como ¿Cuál es la variación de precios en ciudades competidoras? ¿En qué meses son los precios de un destino más altos o bajos? ¿Cuál es la estrategia de precios en el canal de distribución online? ¿Cómo valoran los diferentes segmentos de público un determinado destino?

Además planteó que la innovación debe ser más humana, porque el individuo debe ser el eje del desarrollo de modelos de negocio y hábitats de vida.